General

Mis primeras vacaciones en familia

Nunca me había ido de vacaciones en familia, y nunca había ido a Benidorm. A sí que el primer año que dijo mi cuñado que nos invitaba una semana a la playa a toda la familia para mí fue espectacular. Yo nunca me había ido de vacaciones, la verdad que mi nivel adquisitivo nunca me lo permitió, y en ese momento me sentía pletórica, la verdad que no sabía muy bien si reír o si llorar. Enseguida empecé con los preparativos, todavía quedaba mucho pero aún así empecé a elaborar una lista con todas las cosas que me tenía que llevar. No quería dejarme nada además mi niña era pequeña y no quería que se me olvidara nada de ella. Es verdad que la falta de experiencia ante unas vacaciones hace que prepares demasiadas cosas que luego ni tan siquiera vas a utilizar.

Evidentemente la gente que está acostumbrada a irse todos los años incluso algún puente que otro, por experiencia ya sabe lo que va a necesitar y lo que no. Yo puedo decir bien alto que ese año pequé de ignorante. En fin me dio igual yo llevaba el coche atestado de cosas pero os aseguro que mi felicidad era mucho mayor que todas las cosas que yo llevaba. Me acuerdo ese primer día no dormí en toda la noche. Nos levantamos temprano y mi estomago no paraba de girar lleno de nervios, durante el viaje incluso me sentí indispuesta debido a tantos nervios como tenía. Se me hizo eterno tantas ganas tenía de llegar que no encontraba el final al viaje.

Cuando por fin llegamos mi cara era la de un niño con zapatos nuevos, los apartamentos eran una maravilla y la piscina ni os cuento. Esa misma noche bajamos a la playa, a mí la playa me gusta de noche, poder andar descalza sobre la arena húmeda para mí es un gran placer. Y más si en ello me acompaña mi madre siempre había deseado pasear con mi madre de noche por la playa y es un sueño que por fin cumplí. Desde luego no podía ser más feliz os aseguro que fueron las vacaciones más felices de mi vida y las primeras. Es cierto y siempre lo digo que siempre agradeceré a mi cuñado la gran oportunidad que nos dio de poder disfrutar de unas vacaciones tan especiales en familia. La verdad que eso si que no tiene precio.