General

COMO COMPRAR UNA SL

Cuando una persona quiere montar su propio negocio se encuentra ante la decisión de crear su negocio desde cero o bien comprar una sociedad que ya esté creada. Una buena opción es investigar como comprar una sociedad limitada ya creada, ya que tiene varias ventajas que luego describiremos.

El ser socio de una SL tiene grandes ventajas, la más importante es que la responsabilidad económica que tiene dicho socio se limita únicamente al valor de sus participaciones, nunca responderá con su capital privado a las deudas de la sociedad. Esta ventaja es muy importante, sobre todo si eres nuevo en el mundo empresarial en el que se pueden cometer muchos errores. Un autónomo, por ejemplo, no dispone de las ventajas de una SL, ya que si su negocio tiene pérdidas tiene que responder con su patrimonio personal hasta pagarlas.

MOTIVOS POR LOS QUE COMPRAR UNA SL.

La ventaja principal de comprar una SL ya formada es que puedes comenzar a facturar, vender y comprar en el mismo momento de comprar la sociedad, mientras que si comienzas con una Sociedad desde cero tienes que esperar un tiempo hasta que los trámites burocráticos se resuelven y se da de alta tu empresa. Resumiendo: la ventaja principal es la rapidez que proporciona el ser socio de una sociedad ya operativa.

Otra gran ventaja es que al comprar una sociedad tu nombre no tiene porque aparecer en el registro mercantil, de hecho no se puede cambiar en el registro mercantil el nombre de los socios, tan solo la sede social o el nombre del administrador. Esto puede ser bueno en el caso de que aparte de tener tu propia empresa seas un trabajador asalariado y no te interese que tu jefe sepa que llevas un negocio aparte.

Otra ventaja que hay que tener en cuenta es que con la compra de una participación en una sociedad con apenas unos 3000 € estás teniendo acceso a una sociedad con un capital social de 60000€ o más con todos los privilegios que ello tiene.

Teniendo en cuenta las ventajas que ofrece el comprar participaciones de una sociedad ya constituida solo nos queda ya pensar en cuál es el tipo de sociedad que necesitamos, cuál es la que se adapta mejor a nuestros intereses y necesidades. Una vez que sabemos el tipo de sociedad que necesitamos hay muchas empresas que pueden guiarte y orientarte en la elección de la sociedad en la que quieres invertir.